Una estación de hidrógeno

Uno de las grandes inconvenientes que frena la adopción masiva de vehículos motorizados con pila de combustible es la falta de una infraestructura adecuada de estaciones de servicio de hidrógeno. Las pocas que existen se ubican en núcleos urbanos muy importantes como Los Ángeles o Tokyo. Por su parte los fabricantes de infraestructuras de este tipo no quieren abrir estaciones de hidrógeno hasta que no exista un número de coches lo suficientemente amplio como para que sea económicamente viable.
En Hydrogenium European Center tenemos proyectado desarrollar una estación de repostaje de hidrógeno que puede instalarse en los hogares, lo cual podría ofrecer la “solución completa” a aquellos que deseen adquirir un vehículo motorizado con pila de combustible. La miniestación funcionará mediante un electrolizador alimentado por una fuente de energía renovable (paneles fotovoltaicos o motor de viento), el cual produce gas H2 a partir del agua y la electricidad. Si fuera necesario, la unidad podría también convertir ese gas en electricidad para su uso en el hogar.